Muere Andrés Gimeno, uno de los símbolos del tenis español

El barcelonés, el campeón más veterano de Roland Garros en 1972, fallece a los 82 años tras una larga enfermedad

El extenista Andrés Gimeno, uno de los grandes símbolos del tenis español, falleció este miércoles a los 82 años como consecuencia de una larga enfermedad. El deportista, nacido y residente en Barcelona, fue uno de los pioneros de la raqueta en España y logró su primer gran resultado en 1960, cuando alcanzó la final de dobles de los Internacionales de Francia junto a José Luis Arilla. Después, en 1972, obtuvo su mayor éxito al convertirse con 34 años en el campeón más veterano de Roland Garros en la Era Abierta (el tenis moderno, a partir de 1968). Poco antes, en 1969, también había alcanzado la final del Open de Australia.

Gimeno pasará a la historia como uno de los referentes del tenis en España, despejando el camino hacia el profesionalismo junto a su amigo Manolo Santana. El catalán brilló en una época en la que el circuito estaba dividido entre amateurs y profesionales, formando él parte del segundo grupo. En 1973, tras haber ganado siete títulos oficiales –Nueva York en 1969, Dallas en 1970, Hamburgo en 1971, y Los Ángeles, Roland Garros, Eastbourne y Gstaad en 1972– se retiró del circuito y después abrió un club en Castelldefels.

“Acaban de comunicarme la triste noticia del fallecimiento de #AndresGimeno. Sin duda uno de los pioneros del tenis en España y un gran deportista. Un sentido saludo a su familia. D.E.P.”, le dedicó Rafael Nadal, ganador de 19 grandes, a través de su cuenta de Twitter. Gimeno, coetáneo de figuras como Rod Laver, es uno de los cinco miembros españoles que forman parte del Salón Internacional de la Fama del tenis, al lado de Alonso de Areyzaga, Santana, Arantxa Sánchez Vicario y Manuel Orantes.

Gimeno es, además, uno de los integrantes históricos del equipo español de la Copa Davis. Participó en 13 eliminatorias, en las que firmó 23 victorias y perdió 10 veces. Durante los últimos años, su problemas de salud hicieron que apenas se dejase ver en público y se mantuviera en su residencia de Barcelona. Después de abandonar el circuito, también ejerció como columnista y comentarista para TVE. Trascendieron también sus apuros económicos, ante los que la última generación de tenistas se movilizó para recaudar fondos con una exhibición en el Palau Blaugrana, en 2011.

Fuente: Elpais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *