Siria: Nuevo llamamiento de Caritas e informe de UNICEF

Caritas se ha activado en su compromiso con la población local ante los ciento cincuenta mil civiles que se vieron obligados a abandonar sus hogares. Mientras UNICEF informa que en el noroeste del país hay setenta mil niños desplazados a causa de la violencia.

La red de Caritas ya se ha activado en su compromiso con la población local. Ciento cincuenta mil civiles se vieron obligados a abandonar sus hogares y la ONU estima que el número de personas desplazadas podría aumentar a cuatrocientas cincuenta mil. Mientras UNICEF informa que en el noroeste del país setenta mil son los niños desplazados a causa de la violencia

“ A todos los agentes involucrados y también a la comunidad internacional, por favor, renuevo mi llamamiento para que se comprometan con sinceridad, con honestidad y transparencia en el camino del diálogo a fin de buscar soluciones eficaces ”

Así lo afirmó el Papa Francisco, a la hora del Ángelus dominical del pasado 13 de octubre, en que recordó la tragedia de la población siria, en particular en el noreste del país, a causa de los ataques turcos.

En efecto, más de ciento cincuenta mil civiles, atrapados en esta zona fronteriza, se han visto obligados a abandonar sus hogares y la ONU estima que el número de personas desplazadas podría aumentar a cuatrocientas cincuenta mil. Todo ello en un país que ya cuenta con más de once millones de desplazados internos y refugiados, y otros once millones de personas que necesitan asistencia humanitaria, de los cuales más de un millón en el nordeste, afectados por esta nueva crisis. Por esta razón la red de Caritas se activó inmediatamente.

Caritas Siria, con el apoyo de otras Caritas extranjeras

En particular, Caritas Siria, con el apoyo de Caritas Italiana y otras Caritas extranjeras, está estableciendo algunos centros de acogida para personas desplazadas que están llegando en grandes cantidades a la zona de Hassake. En todos estos años, Caritas Italiana ha permanecido cerca de la población local y, gracias a la contribución de muchas ofertas y al ocho por mil a la Iglesia Católica, ha podido apoyar proyectos en diversas zonas de Siria y de otros países implicados en la crisis siria, por un importe total de más de siete millones de euros.

Ante estas nuevas violencias, se une a la exhortación del Papa y renueva su llamamiento al Gobierno italiano, a la Unión Europea y a toda la comunidad internacional para que se proteja a la población civil y se permita el acceso seguro y sin trabas a la ayuda humanitaria, se evite el traslado forzado de la población civil y se haga todo lo necesario para poner fin a la guerra y restablecer el respeto del Derecho internacional.

Según UNICEF hay setenta mil niños desplazados

Serían unos setenta mil los niños desplazados a causa de las hostilidades que se han agudizado en la última semana en el noreste de Siria. En una Declaración de Henrietta Fore, Director general de la organización, UNICEF confirma que al menos cuatro niños han muerto y otros nueve han resultado heridos. Mientras según se informa, siete niños habrían sido asesinados en Turquía. Tres centros de salud y vehículos sanitarios y una escuela fueron atacados. Y la estación de agua de A’louk, cuyo suministro abarcaba a cuatrocientas mil personas en Al-Hasakeh, está fuera de servicio. Además, a UNICEF le preocupa la posibilidad de que al menos ciento setenta mil niños podrían estar necesitando asistencia humanitaria debido a la violencia en curso que se vive en el área.

A pesar de estas violencias, UNICEF está trabajando con sus aliados para garantizar asistencia humanitaria inmediata, que comprende: primeros auxilios a las familias que llegan a los refugios colectivos; distribución de noventa y cinco mil litros de agua y doce tanques para suplir la falta de agua en los refugios cercanos a la ciudad de Al-Hasakeh; planificación de la reparación de la estación de A’louk; atención primaria de la salud, con exámenes del estado nutricional de las mujeres y los niños y facilitación para acoger a trece niños separados de sus familias.

UNICEF sigue contribuyendo en la distribución de agua potable y presta servicios de salud y nutrición en el campamento de Al-Hol, donde viven unos sesenta y cuatro mil niños y mujeres. Y a medida que la violencia continúa aumentando, el organismo hace un nuevo llamamiento a las partes en conflicto y a todos los que pueden ejercer influencia para que protejan a estos niños en todo momento.

“ Estas luchas en el noreste de Siria y en todo el país deben preservar las infraestructuras civiles, que no deben ser utilizadas con fines militares ”

Fuente: Vaticannews.va

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *