Martes 30 de Junio de 2020. A. 13ª Semana T.0.

Protomártires de Roma (s. I-IV

Am 3,1-8; 4,11-12: Habla el Señor, ¿quién no profetiza? Salmo 5: Señor, guíame con tu justicia.

Mt 8,23-27: Increpó a los vientos y vino una calma.

Mt 8,23-27: Son frecuentes que se formen grandes temporales en el lago de Genesaret. Nosotros también sentimos miedo ante una pandemia que nos ha tomado por sorpresa. Los discípulos se acercan a Jesús, lo despiertan: “Señor, sálvanos que nos hundimos” (v. 25)

“Señor Jesús sálvanos, tenemos cerca de 250 mil contagiados, más de 7 mil muertos, personas que ni siquiera han podido ver a sus seres queridos. El hambre y la desnutrición afectan a miles de familias, millones han quedado sin trabajo. Muchos salen en busca de pan, trabajo, viven hacinados sin agua, sin luz, en condiciones menos que humanas por los cinturones de miseria en las grandes ciudades.

Señor sálvanos de quienes ven solo sus beneficios, sin incluir a los más pobres.  Queremos trabajo, pan, techo, vivienda, protección a la pequeña industria.

Señor, danos un corazón y una inteligencia capaz de abrir nuestros corazones para derribar los muros del egoísmo. Valentía y fuerza para unirnos como pueblo saliendo de esta pandemia. Sabiduría y sagacidad para los gobernantes para que las inversiones sean justas y que beneficien al país, defendiendo la ecología, pensando en el futuro de las generaciones. Da la fuerza profética a los pastores de tu Iglesia para que guíen al pueblo sugiriendo alternativas concretas para que el pan llegue a todos. Danos una fe firme y sincera que tenga una visión de dar de comer al hambriento, un sistema de salud que vele por los excluidos, una educación que mueve las conciencias a ser mejores ciudadanos. Danos la fuerza de tu espíritu para usa bien los dones que tú nos da al servicio de la comunidad. Amén.

Fr. Héctor Herrera, o.p.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *