SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO B. 17.01.2021. JN 1, 35-42

VIERON DONDE VIVÍA Y SE QUEDARON CON ÉL

Juan hace una confesión contundente sobre Jesús de Nazaret. Lo llama “el Cordero de Dios”. Juan, dice el relato, que está con dos de sus discípulos. Estos no tienen nombre en el relato, por eso hay que leer a los dos personajes en perspectiva simbólica. Podemos indicar que en esos dos discípulos de Juan, que siguieron a Jesús, está anclada la vida de los hombres y mujeres que han seguido a Jesús a lo largo de la historia.

Juan mira a Jesús. Lo ve pasar y confiesa la novedad que encarna el Maestro de Nazaret. Juan descubre y anuncia que sólo Jesús es el verdadero “Cordero de Dios”. En el cristianismo es importante la dimensión de “testigo”. Pero para ser testigo es necesario “haber visto”. La palabra persuasiva del Bautista lleva a los discípulos a seguir a Jesús, a ser testigos. Dice el relato que los discípulos de Juan “siguieron a Jesús”.

El “Seguimiento” es la realidad más contundente en la vida cristiana, y para el evangelio de Juan; “el seguimiento” es una palabra clave dentro del vocabulario del cuarto evangelio. Es constitutivo del ser cristiano, lo esencial del cristianismo. ¿Pero qué significa seguir a Jesús? Es llegar a ser como Él y asumir su estilo de vida. Optar por los que Él optó y entrar en conflicto con la institucionalidad, de cualquier índole, como sucedió con Él. El seguimiento también tiene elementos de persecución, violencia y muerte, porque quien sigue a Jesús, busca cotidianamente adherirse a la propuesta liberadora que el “Cordero de Dios” tiene para darle vida a la humanidad. Esa propuesta libertaria, muchas veces está a contramano de la sociedad y la religión de todos los tiempos.

El seguimiento es una realidad seria, muy seria. No tiene nada que ver con aprender doctrinas o practicar devociones. Seguir a Jesús tiene implicaciones existenciales complejas y fuertes. Es llegar a abandonar la lógica del mundo para abrazar la lógica del Reino, del Evangelio, de Dios. Todo bautizado está llamado a “seguir” a Jesús, hasta las últimas consecuencias. El seguimiento es lo que hará posible que el cristianismo sea una verdadera alternativa en el mundo. Y hará posible eso porque al abrazar el seguimiento lo que se hace es asumir la vida misma de Jesús, su palabra, su propuesta, su antilógica. ¿Estamos dispuestos a vivir el seguimiento de Jesús, sabiendo que estos nos acarreará problemas?

F/ Editorial Claretiana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *