Evangelio del día sábado 11 de mayo 2024. Sexta Semana de Pascua.

 

Fray Manuel Santos Sánchez O.P.

Primera lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 18, 23-28

Salmo 46, 2-3. 8-9. 10 R/. Dios es el rey del mundo

Juan 16, 23b-28: “Si pedís algo al Padre en mi nombre os lo dará”

Apolo contribuyó mucho al provecho de los creyentes

En la primitiva iglesia, y en la iglesia de cualquier tiempo, los predicadores de la buena noticia son muy importantes. Sin ellos no se daría su difusión. Pero mucho más importante que los predicadores es el evangelio, el que tiene a Jesús como el centro de todo.

Dicho lo cual, hoy nos alegramos de este predicador Apolo, buen judío que acabó siendo un buen cristiano. Era un hombre versado en la Sagrada Escritura, que “lo habían instruido en el camino del Señor… aunque no conocía más que el bautismo de Juan, y exponía la vida de Jesús con mucha exactitud”.

Predicando en la sinagoga, Priscila y Aquila, se dieron cuenta de su limitado conocimiento de Jesús, “y le explicaron con más detalle el camino del Señor”. Apolo decidió pasar a Acaya, donde fue bien recibido por los hermanos, donde siguió predicando y “su presencia con la ayuda de la gracia, contribuyó mucho al provecho de los creyentes”.

Alegrémonos por Apolo y por todos los predicadores de todos los tiempos que difunden a Jesús y su evangelio, alegrando la vida de tantas personas.

Si pedís algo al Padre en mi nombre os lo dará

Es claro que Jesús fue comunicando a sus apóstoles, poco a poco, todo lo que tenía que ofrecerles. Uno de los puntos en los que más les insistió fue en lo relativo a su Padre Dios. En este pasaje evangélico empieza asegurándoles que “si pedís algo al Padre, en mi nombre os lo dará”. Y les anima a que empiecen en lo relativo a las peticiones, una nueva etapa. “Hasta ahora, no habéis pedido nada en mi nombre: pedid y recibiréis para que vuestra alegría sea completa”. Al Padre le podemos pedir todo que vaya en la línea del amor, del perdón, de la verdad, en la línea de las bienaventuranzas… en la línea de Jesús.

Jesús también les dice que “os hablaré del Padre claramente”. Así fue y así se lo expresó a Felipe, que quería adentrarse en el conocimiento del Padre: “Felipe, quien me ve a mí ve al Padre”. Jesús nos ha mostrado claramente quién es él y, por tanto, quién es el Padre. Y en esta misma línea nos habla de su íntima relación con el Padre. “Salí del Padre y he venido al mudo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre”. Pero bien sabemos por otras afirmaciones de Jesús, que siempre permaneció unido al Padre: “Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí”.

F/ Dominicos.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *