Viernes 11 de junio de 2021. Tiempo Ordinario, Año Impar, Semana No. 10

Bernabé, apóstol (s. I)

Sagrado Corazón de Jesús

Ez 34, 11-16: Yo mismo apacentaré mis ovejas

Sal 22, 1-6: El Señor es mi pastor, nada me falta Rom 5, 5b-11: Dios nos da pruebas de su amor

Lc 15, 3-7: ¡Encontré la oveja perdida!

El capítulo 15 del evangelio de Lucas contiene tres parábolas que hablan de la misericordia de Dios. Las conocemos como las parábolas de la oveja perdida, la moneda extraviada y el hijo pródigo. En el texto de hoy nos encontramos con la primera de estas. Para comprender mejor estas parábolas, vale la pena fijarse en los tres primeros versículos del capítulo, que nos dan el contexto en que se dieron esas enseñanzas. Dice el Evangelio que los recaudadores de impuestos y los pecadores se acercaban a Jesús para oírlo… y los fariseos y maestros de la Ley lo criticaban. Entonces, Jesús cuenta estas parábolas para responder a aquellos que lo critican. Se puede decir que este capítulo de Lucas es el corazón del Evangelio, pues nos da una imagen del Dios de Jesús, que se alegra más por una oveja que estaba perdida y ha sido encontrada que por las noventa y nueve que ya están seguras. ¿Es esta la imagen de Dios que trasmitimos con nuestras vidas?

F/Editorial Claretiana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *