El innovador dispositivo que redujo la letalidad policial en tres estados de Brasil

Sospechoso de un robo en un mercado, Vinicius David de Souza Castro Gomes, de 20 años, sacó sus manos por la ventana del vehículo para mostrar a los policías que no iba armado y que estaba dispuesto a entregarse.

Pero los agentes le dispararon y rápidamente alteraron la escena del crimen colocando un arma en el cuerpo ya sin vida del joven.

Contaron una versión falsa de lo ocurrido. «Él sacó el arma y le disparé dos o tres tiros», dijo uno de los agentes que participó en la operación. Pero la cámara incorporada en el uniforme de uno de ellos desmontó su versión de los hechos. Los cuatro fueron acusados ​​de homicidio.

El suceso ocurrió en Sao José dos Campos, en el interior del estado de Sao Paulo, en septiembre de 2021, pocos meses después de que en Río de Janeiro una operación contra el narcotráfico en la favela de Jacarezinho dejase 28 muertos, entre ellos un agente. Fue considerada la acción policial más sangrienta y letal de la historia de esta ciudad.

Las muertes por disparos de agentes en Brasil, uno de los países más violentos del mundo, son habituales. Los datos hablan por sí solos: en 2020 murieron en intervenciones policiales 6.416 personas.

F/RT NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *