Sábado 8 de Febrero de 2020. A. 4ª Semana T.0.

Jerónimo Emiliano, fundador (1513)

 1Re 3,4-13: Dame un corazón dócil. Salmo 118: Enséñame, Señor, tus leyes. Mc 6,30-34: Andaban como ovejas sin pastor.

Mc 6,30-34: Jesús como el buen maestro educa y forma a sus discípulos, cuando estamos cansados, después de la misión evangelizadora, nos invita a descansar, evaluar el trabajo. Es la quietud del silencio donde nos encontramos cara a cara con el maestro, fortalece nuestra fe en la oración y nos anima como familia.

Las multitudes de pobres, descubren en Jesús, la fuente de una nueva vida y de esperanza. Eran tantas las multitudes que “sintió compasión, porque eran como ovejas sin pastor” (v. 34)

La compasión y misericordia de Jesús, nos enseña que no se queda en palabras, sino busca alternativas. Se puso a enseñarles. ¿Qué significa enseñar?, sino descubrir todas las potencialidades del ser humano y enseñarle el camino de la libertad, de la solidaridad, que juntos como hermanos podemos avanzar y madurar  en el proyecto que él tiene para la humanidad: descubrir las raíces del pecado que divide, oscurece la mente y el corazón, para abrirnos a la luz de la esperanza, juntos aprendemos a caminar como hermanos, porque te reconoces como hija, o, de un mis Padre Dios.

Jesús nos llama a pastorearnos unos a otros, cercanos a las necesidades de quien está a tu lado. Descubramos el evangelio como fuente de vida positiva para ser felices. No pongamos cargas pesadas sobre los demás con reglas que no son propias del evangelio.

Los discípulos vuelven alegres de la misión, pero cansados. Jesús nos enseña a ver la realidad de nuestra vida, tener compasión que nos conmueve a cambar las situaciones injustas por relaciones de justica y de paz a enseñar el camino de la libertad a la que todos estamos llamados.

Amar con pasión a los demás como lo hace Jesús: ver la realidad a la luz del evangelio, juzgarlo con la Palabra encarnada que cuestiona nuestra vida y actuar para ser signos eficaces de la presencia de Cristo.

Te invito a reflexionar sobre estos tres verbos: ver, juzgar y actuar.

Fr. Héctor Herrera o.p.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *