Jueves 16 de enero de 2020. A. 1a Semana T.0.

José Vaz (1711)

1Sm 4,1-11: El Arca fue capturada. Salmo 43: Redímenos, Señor, por tu misericordia. Mc 1,40-45: “Lo quiero; queda sano”.

Mc 1,40-45: Jesús rompe con los esquemas religiosos y sociales excluyentes de su tiempo. El leproso era un marginado y excluido, como hoy, a veces son marginados los enfermos de sida. Jesús ante la petición del leproso “Si quieres puedes sanarme. Sintió compasión, extendió la mano, lo tocó y le dijo: Lo quiero queda sano” (Mc 1,40-41).

Cercanía, amor, compasión y sanación nos exige Jesús a los creyentes. Juanita, religiosa de la Congregación del Verbo Encarnado, misionera norteamericana, dedicó su vida al Hospicio Santiago Apóstol en un barrio marginal de Chimbote. Allí atendía a los enfermos terminales de cáncer y sida. Su sencillez, ternura con que atendía a los enfermos, lo hacía como Jesús. Grupos de discípulos laicos y laicos se entregaban a la misión porque creían en Cristo y veían en el enfermo el mismo rostro de Cristo. Los acompañaban y morían con paz, porque Cristo tocaba su corazón.

También tú como creyente puedes ayudar como Jesús al que sufre. Acércate, tócalo en su corazón, ayúdalo a compartir el sufrimiento para dar vida y esperanza. Nuestra misma sociedad, necesita ser sanada de las lepras morales, para encontrar en Cristo, la fuerza y la sabiduría de Dios. No podemos encerrarnos en nuestros grupos y rechazar a los demás. Tenemos que abrir nuestra mente y nuestro corazón para incluirlos a la comunidad, como lo hace nuestro maestro Jesús. El Papa Francisco nos recuerda:

Recordemos las sabias palabras del Papa Francisco a los voluntarios en la JME 2019 “Un ámbito especial en el que vuestra presencia manifiesta la atención de la Iglesia es el de la tutela de los derechos de los enfermos, sobre todo de quienes padecen enfermedades que requieren cuidados especiales, sin olvidar el campo de la sensibilización social y la prevención. Vuestros servicios de voluntariado en las estructuras sanitarias y a domicilio, que van desde la asistencia sanitaria hasta el apoyo espiritual, son muy importantes”.

¿Cómo se atiende en nuestra sociedad a los enfermos, en especial a los más necesitados?

Fr. Héctor Herrera O.P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *