Miércoles 22 de enero de 2020. A. 2ª Semana T.0. DÍA 5. Fortaleza: Partir el pan para el viaje.

Laura Vicuña (1904) Vicente, mártir (304)

1Sm 17,32-33.37.40-51: David venció al filisteo. Salmo 143: Bendito el Señor, mi Roca.  Mc 3,1-6: ¿Qué está permitido en sábado?

Mc 3,1-6. Jesús cuestiona la sociedad religiosa de su tiempo, tan aferrada a las reglas del lavado de manos en las comidas y otras observancias meticulosas, como a veces nuestra sociedad, nos quedamos en lo externo, antes que ir a lo interior, a la bondad, a la compasión, misericordia y reconciliación. Mientras los fariseos lo expiaban para ver si sanaba al paralítico en sábado y tener de que acusarlo, Jesús actúa con libertad y dirigiéndose al hombre de la mano paralizada le dice: “Levántate y ponte en medio” (Mc 3,3) y pregunta a sus oyentes ¿Qué está permitido hacer en sábado hacer el bien o el mal? ¿Salvar la vida o dar muerte?

Jesús nos hace la misma pregunta a los cristianos ¿Qué está permitido hacer el bien o el mal? Necesitamos reconciliarnos con respeto para ir creando una cultura del encuentro entre personas que se aman, se respetan, luchan por el progreso y desarrollo del país.

Jesús indignado por la dureza de sus corazones le dice al paralítico: “Extiende la mano y quedó sanado (Mc. 3,5). Fariseos y herodianos quieren acabar con él. Busquemos la unidad entre cristianos: “Ya que Cristo murió por todos, «todos en cierto modo han muerto» (2 Co 5, 14). Muriendo con Cristo, nuestro viejo modo de vida se ha vuelto una cosa del pasado y hemos entrado en una nueva forma de existencia: la vida en abundancia –una vida en la que podemos experimentar consuelo, confianza y perdón, también hoy– una vida que continúa teniendo sentido también después de la muerte. Esta nueva vida es vida en Dios” (CPUC)

Oración. DÍA 5. Fortaleza: Partir el pan para el viaje.

Dios de amor, tu Hijo Jesucristo partió el pan y compartió el cáliz con sus amigos la víspera de su pasión. Que podamos crecer juntos en la comunión. Siguiendo el ejemplo de Pablo y de los primeros cristianos, fortalécenos para construir puentes de compasión, solidaridad y armonía. En el poder del Espíritu Santo, pedimos esto en el nombre de tu Hijo, que entrega su vida para que tengamos vida. Amén.

Fr. Héctor Herrera O.P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *