Ouellet a las Clarisas de Asís: esta es la hora de la vida contemplativa

«La pandemia que nos confina en la casa es su hora, la hora de la vida contemplativa que devuelve a la humanidad y a la Iglesia a Dios, a lo esencial de la fe, la oración y la comunión en el Espíritu»: así escribe el Cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos, en una carta dirigida a la Madre Inés, Priora del Protomonasterio de las Clarisas de Asís. Una carta esperada por la propia monja que pidió al cardenal que escribiera unas palabras a las religiosas, en estos tiempos difíciles por la propagación del coronavirus.

Presencia discreta y difundida

Esta «es la hora de la vida contemplativa», afirma el cardenal Ouellet, porque en un momento en que, a pesar del heroísmo de los médicos y de los trabajadores de la salud, «muchas familias sufren la enfermedad y la muerte de sus seres queridos en soledad», las contemplativas están «al lado de la cama» de los enfermos, el Espíritu ensancha sus corazones «hasta las fronteras más escondidas de la humanidad doliente». La presencia de los religiosos, tan «discreta y difundida», es -subraya el cardenal- «un bálsamo de ternura y paz sobre las heridas» de la humanidad.

Una Cuaresma universal

Hoy en día, vivimos paralizados «por la globalización de la indiferencia» y cegados por el culto al dinero; pero este «arresto planetario que se asemeja a una cuaresma universal» -afirma el cardenal Ouellet- cuestiona la conciencia de cada uno y le obliga a «abrirse a cuestiones más esenciales», mirando al amor «creador y redentor» de Cristo, un amor «sin fronteras y sin límites».

En los lugares de dolor y esperanza

Como esposas del amor del Redentor, el Prefecto Vaticano exhorta a las Clarisas de Asís a ser custodios de la esperanza y mensajeros de paz, especialmente hacia «las víctimas más sufridas». Abrazar a Cristo, recuerda el cardenal, citando a Santa Teresa Benedicta de la Cruz, significa de hecho «estar presente en todos los lugares de dolor y esperanza». Gracias a este amor, las contemplativas pueden «mover las estrellas y mover las montañas», porque están «en primera línea de la Iglesia en todas las batallas del Espíritu».

El amor de Cristo

Su vida, iluminada por el amor de Cristo, sostenida por la escucha de Jesús y la oración al cielo -concluye el cardenal- permite «resistir» «a los sacerdotes y laicos que luchan con las urgencias del hospital de campaña».  «Cuídennos en sus oraciones», pidió, «junto con el Sucesor de Pedro, especialmente en esta hora de pandemia».

Fuente: Vaticannews.va

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *