Miércoles 05 de mayo de 2021. Tiempo de Pascua, Semana No. 5

Estanislao Kazimierczyk (1489)

Hch 15, 1-6: Controversia en la Comunidad

Salmo 121: Vayamos alegres a la casa del Señor

Jn 15, 1-8: Yo soy la vid, ustedes los sarmientos

Dijo Jesús a sus discípulos: Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el viñador. Él corta los sarmientos que en mí no dan fruto; los que dan fruto los poda, para que den aún más.

El Concilio Vaticano II en la constitución dogmática sobre la Iglesia (llamada Lumen Gentium, Luz de las Gentes) denomina a la Iglesia como vid, entre otras varias figuras. La vid da idea de unidad, de comunión, de solidaridad, de diversidad. Pero siempre la unidad significa diversidad. Por ejemplo: la raíz, el tronco, las ramas, los frutos están unidos hasta formar la unidad de la planta. Cada uno es diferente al otro y tiene su propia función. Ninguno puede funcionar armónicamente y ser fecundo sin el concurso del otro. Así debe ser la Iglesia, la parroquia, la comunidad de base, el grupo apostólico, la familia. Unidos en torno a Cristo, pero diversos para dar frutos de vida, amor, verdad, libertad, justicia y paz. La invitación es que con base en este texto se examine la vida comunitaria de la que se participa y mirar si se está siendo fecundo en la tarea de la evangelización de la extensión del Reino de Dios. ¿Qué frutos de salvación está dando tu comunidad?

F/Editorial Claretiana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *