La universidad San Pablo creo el primer prototipo autobólido invento de Pedro Paulet

El legado inventivo de Pedro Paulet Mostajo ha sido recuperado por la Universidad Católica San Pablo (UCSP). Tras 8 meses de trabajo presentaron el autobólido que el ilustre arequipeño diseñó en 1902 en una maqueta a escala y animada, es decir, que tiene movimiento. Esto la convierte en la primera en su tipo en Arequipa y el país. El autobólido es el primer diseño de una nave espacial que hubo en el mundo.

No es el único invento de Paulet con el que trabajaron. También repararon la maqueta del motor-cohete de combustible líquido que el genio arequipeño diseñó en 1893. Con estos impulsaría su nave fuera de la Tierra y la mantendría en el espacio. Ambos inventos sirvieron de base para que el hombre llegue a la Luna en 1969 y le han dado a Paulet, los títulos de padre de la astronáutica y pionero de la era espacial.

El trabajo realizado en la San Pablo tuvo como base las maquetas donadas por la Fundación Gustavo Quintanilla Paulet. El sobrino de Pedro Paulet las construyó en 1995 para la exposición que montó a fin de difundir el trabajo científico de su destacado pariente, ese año.

“La Universidad Católica San Pablo asumió este reto de recuperarlas y mejorarlas con el fin de revalorar a Pedro Paulet, como símbolo de la peruanidad y del desarrollo tecnológico, así como para difundir más su trabajo y hacerlo desde su tierra, donde hasta ahora no hay un espacio dedicado a él, pese a que destacó como científico, académico, diplomático y artista”, indicó el Dr. Eber  Huanca Cayo, director del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la UCSP, quien lideró este proyecto.

El otro aporte es que han armado el interior de la cabina de los astronautas. Para hacerlo usaron piezas impresas en 3D o con corte laser y los acabados fueron hechos a mano. El objetivo de este minucioso trabajo es transmitir una idea más cercana del invento de Pedro Paulet.

“En la cabina hay válvulas, a manera de timones, que sirven para controlar los conductos que hacían funcionar los motores-cohete y no un panel de control, porque esto no corresponde a la época en la que Paulet desplegó su trabajo. Recrear el interior de la nave fue complejo, para ello hicimos mucha investigación documentaria”, comentó Renato Hurtado, ingeniero mecatrónico que participó en el proyecto junto a su equipo integrado por Fredy Ticona, Jhohan Añazco y Ronald Hurtado. 

Ambos fundaron la empresa Beetle Craft, especializada en reducir riesgos en proyectos de innovación tecnológica, con la que el Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la UCSP trabajó en este proyecto, gracias al convenio que tienen suscrito. 

Para los especialistas traer a la actualidad los inventos de Pedro Paulet significa un gran aporte para prestar atención al potencial que hay en Perú para desarrollar ciencia y tecnología, porque la base está en la curiosidad y capacidad inventiva del hombre. 

Redacción RSM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *