Viernes 7 de Febrero de 2020. A. 4ª Semana T.0.

Juliana de Florencia (s. IV)

Eclo 47,2-11: David amó a su Creador. Salmo 17: Bendito sea mi Dios y Salvador. Mc 6,14-29: Muerte del Bautista.

Mc 6,14-29: El rey Herodes Antipas, hijo de Herodes El Grande, había hecho decapitar a Juan Bautista. Creía que Jesús era Juan que había resucitado. No le dejaba tranquilo su conciencia.

Los poderosos de ese tiempo, como nuestro tiempo, persiguen, encarcelan, calumnian y desaparecen a los profetas, que en nombre de Dios, defienden los derechos de los pobres y de las poblaciones originarias, porque se oponen a sus proyectos del negocio de las tierras, de la destrucción del medioambiente y de las mafias madereras, o del oro. Es el riesgo de ser cristianos y profetas. El poder de este mundo ciega sus vidas, son un obstáculo para sus planes. Al final la vida vence a la muerte y la paz a la violencia.

Jesús nos invita a ser profetas alegres anunciemos la buena nueva a todos los que lo buscan con sincero corazón. “Un anuncio renovado ofrece a los creyentes, también a los tibios o no practicantes, una nueva alegría en la fe y una fecundidad evangelizadora. En realidad, su centro y esencia es siempre el mismo: el Dios que manifestó su amor inmenso en Cristo muerto y resucitado. Él hace a sus fieles siempre nuevos; aunque sean ancianos, «les renovará el vigor, subirán con alas como de águila, correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse» (Is 40,31). Cristo es el «Evangelio eterno» (Ap 14,6), y es «el mismo ayer y hoy y para siempre» (Hb 13,8), pero su riqueza y su hermosura son inagotables.

Cada vez que intentamos volver a la fuente y recuperar la frescura original del Evangelio, brotan nuevos caminos, métodos creativos, otras formas de expresión, signos más elocuentes, palabras cargadas de renovado significado para el mundo actual. En realidad, toda auténtica acción evangelizadora es siempre «nueva».(E.G. No. 11)

¿Vivimos en serio nuestro bautismo como profetas denunciando todo tipo de violencia y atropello contra toda persona para sembrar el valor y el respeto por la vida?

Fray Héctor Herrera o.p.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *