Martes 11 de Febrero de 2020. A. 5ª Semana T.0. 28 JME.

Nuestra Señora de Lourdes

 1Re 8,22-23.27-30: Escucha la súplica de Israel. Salmo 83: ¡Que deseables son tus moradas, Señor de los ejércitos! Mc 7,1-13: Descuidan el mandato de Dios.

MC 7,1-13: Mc 7,1-13: los fariseos y letrados se reúnen junto a Jesús, para mostrar su legalismo, y criticar a sus discípulos de no lavarse las manos. Jesús no rechaza la cultura de su pueblo, sino la soberbia legalista que declara “puros” a unos por el hecho de apegarse a una norma tan legalista que excluye a los demás considerando impuros a los enfermos, pobres, mujeres y paganos.

Jesús responde a esta crítica con la Sagrada Escritura: “Qué bien profetizó Isaías de la hipocresía de ustedes. Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí; el culto que me dan es inútil, ya que la doctrina que enseñan son preceptos humanos. Ustedes descuidan el mandato de Dios y mantienen la tradición de los hombres” (Mc 7, 6-8)

Jesús desenmascara la hipocresía, de quienes controlan la Ley, para manipular la Palabra de Dios. Igual puede suceder hoy, manipular la Palabra de Dios para mantener una ideología dominante, o costumbres que nada tienen que ver con la misericordia y la justicia de Dios.

Hoy celebramos la 28 Jornada Mundial del Enfermo que nuestra preocupación se centre en devolverle la salud al necesitado como nos pide el Papa Francisco: “En esta XXVIII Jornada Mundial del Enfermo, pienso en los numerosos hermanos y hermanas que, en todo el mundo, no tienen la posibilidad de acceder a los tratamientos, porque viven en la pobreza. Me dirijo, por lo tanto, a las instituciones sanitarias y a los Gobiernos de todos los países del mundo, a fin de que no desatiendan la justicia social, considerando solamente el aspecto económico. Deseo que, aunando los principios de solidaridad y subsidiariedad, se coopere para que todos tengan acceso a los cuidados adecuados para la salvaguardia y la recuperación de la salud. Agradezco de corazón a los voluntarios que se ponen al servicio de los enfermos, que suplen en muchos casos carencias estructurales y reflejan, con gestos de ternura y de cercanía, la imagen de Cristo Buen Samaritano.

Encomiendo a la Virgen María, Salud de los enfermos, a todas las personas que están llevando el peso de la enfermedad, así como a sus familias y a los agentes sanitarios. A todos, con afecto, les aseguro mi cercanía en la oración y les imparto de corazón la Bendición Apostólica. 28 JME Papa Francisco)

Fr. Héctor Herrera o.p.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *